Cada Camino es distinto, ni el tiempo en el que trancurre ni la persona en si son los mismos. Aún así, llegando o abandonando, la experiencia siempre es enriquecedora. El Camino tiene la virtud de romper todos los esquemas preconcebidos dándonos la vuelta y volviéndonos a recomponer. Si quieres ver como me ha marcado a mí, sólo tienes que clicar en cada pestaña, espero que el viaje te resulte tan enriquecedor como ha sido para mí. ¡Buen Camino!
"El Señor dijo a Abraham: Sal de tu tierra, de tu patria y de la casa de tu padre, hacia la tierra que te mostraré" Gn 12,1

sábado, 15 de julio de 2017

ORACIÓN ANTE LA CRUZ DEL FERRO (Foncebadón)

"Señor, que esta piedra que arrojo a los pies de la Cruz Salvadora, símbolo del esfuerzo de mi peregrinación, sea la que, llegado el instante en que se juzguen los actos de mi vida, sirva para inclinar la balanza a favor de mis buenas obras. Así sea. Amén."

sábado, 8 de julio de 2017

AL LLEGAR A SANTIAGO

Apóstol Santiago:

Estoy aquí como miles de peregrinos a lo largo de los siglos, ofreciendo a Dios mi cansancio del Camino. Vengo con el deseo de aprender a caminar por la senda de la Vida, que es Cristo. Ayúdame tú, que seguiste al Maestro hasta dar tu vida por Él. Dame un corazón grande y generoso como el tuyo, para ser también yo, apóstol de Cristo.

María Santísima, Reina de los Apóstoles, hazme sentir el amor y la ternura de tu corazón. Ayúdame con tu sonrisa y tu cariño de Madre a recorrer el camino de la vida con la alegría de los hijos de Dios.

- Ruega por nosotros, bienaventurado Santiago,
- Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Oremos: Acepta, Señor, las súplicas que te dirigimos por medio de tu Apóstol Santiago, y haz que la peregrinación a su Sepulcro, faro de unidad cristiana, nos disponga a recorrer juntos el camino que conduce a la gloria eterna.

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

domingo, 2 de julio de 2017

CAMINOS DEL CORAZÓN




Una vez escuché a un peregrino decir que hay tantos caminos como personas que lo recorren, cada una de ellas con una motivación, todas distintas, todas únicas pero con un mismo propósito de ponerse a andar.

Cuando me preguntan cuántos caminos he hecho, siempre freno mis labios ante la respuesta que surge de ellos: tres. Aunque en realidad solo uno, el primero, fue completado, a pie, con éxito.

Aquel camino marcó un antes y un después en mí. Desde entonces me considero peregrina y creo que así será hasta el fin de mis días. En él sólo pude atisbar un contenido mucho más profundo, un anticipo de una verdad absoluta sobre la necesidad del ser humano por transcender. Y quedé enganchada.

En mi segundo camino llevaba mi mochila interior con exceso de peso. Exceso marcado por un ansia viva de experimentar todo aquello que entreví en el anterior; y esa ansia pasó factura, y el camino se truncó recién empezado.  No hice caso a unos de los consejos básicos del peregrino: "Deja que el Camino te sorprenda".

Con la espina de la meta inconclusa, mi tercer camino tomó forma un año más tarde y, si bien, la ilusión era igual o mayor que la vez anterior, no dejé a la ansiedad formar parte de los preparativos. Sin embargo, la suerte o el destino tampoco dejaron esta vez que calzara mis botas. Un problema de salud familiar echó al traste todo el plan antes de empezar a caminar. Otros pasos hermanos emprendieron la ruta y mi corazón partió con ellos hasta Santiago.

De nuevo este año la suerte se me presenta un poco de lado. Mi corazón acompañará de nuevo a otros pasos, pasos amados, pasos de mis entrañas. Yo esperaré su vuelta en casa, pero mi corazón volverá a pisar parajes ya conocidos y abrazará al Apóstol henchido de gratitud.

Por todo esto creo que el Camino se hace de muchas maneras: a pie, a caballo, en bici, con mochila o sin ella, con motivación religiosa o espiritual, por deporte, por gusto o curiosidad…pero si no se hace con el corazón, si no dejamos que el Camino lo traspase, no sirve de nada. Da igual que andemos cien, doscientos, ochocientos kilómetros. Si al volver a casa, seguimos siendo los mismos que partimos unos días o meses atrás, si no hemos aprendido a ser mejores personas, habrá sido un camino en balde.

sábado, 1 de julio de 2017

¿QUIÉN ERES?

"Si quieres saber la verdad de quién eres, camina hasta que ninguna persona sepa tu nombre. Viajar es el gran nivelador, el gran maestro, amargo como una medicina, más cruel que un espejo. Un buen trozo de camino te enseñará más cosas de ti mismo que cien años de introspección silenciosa" (Patrick Rothfuss)

jueves, 29 de junio de 2017

ORACIÓN PARA CUANDO ACABA EL CAMINO

Cada paso que dimos
por los mismos senderos,
por el mismo Camino
que nos fue haciendo uno,
sin dejar cada uno
de hacer su Camino,
nos hizo llegar
al mismo destino,
a ese punto y aparte
de un final que es principio,
a ese punto y seguido
que preludia otra historia
de pies caminantes
por nuevos senderos.

Hasta que el Camino
nos vuelva a juntar,
moved, moved los pies
por la ruta inacabada
de la vida.

Que el Camino
nos ha hecho
para siempre
peregrinos...

M.N.

HUELLAS

Las huellas de las personas que caminaron juntas nunca se borran.

EN TIERRA EXTRAÑA

En tierra extraña peregrinos
con esperanza caminamos,
que, si arduos son nuestros caminos,
sabemos bien a dónde vamos.

En el desierto un alto hacemos,
es el Señor quien nos convida,
aquí comemos y bebemos
el pan y el vino de la Vida.

Para el camino se nos queda
entre las manos, guiadora,
la cruz, bordón, que es la venera
y es la bandera triunfadora.

Entre el dolor y la alegría,
con Cristo avanza en su andadura
un hombre, un pobre que confía
y busca la ciudad futura. Amén. Buenos días

sábado, 24 de junio de 2017

BIENAVENTURANZAS DEL CAMINO


- Bienaventurado eres, peregrino, si descubres que el camino te abre los ojos a lo que no se ve.

- Bienaventurado eres, peregrino, si a lo largo del camino has encontrado compañía, otros que han decidido caminar contigo hasta el fin.

- Bienaventurado eres, peregrino, si en el camino has recorrido la senda del silencio y la soledad y en ellas te has encontrado con Dios.

- Bienaventurado eres, peregrino, si en el camino has cargado con otra herida que no es la tuya, con otro peso que no es el tuyo, con otra vida de que el camino te ha hecho responsable.

- Bienaventurado eres, peregrino, si has dado un paso atrás para ayudar a otros, si has esperado al que se retrasa, si has animado al abatido.

- Bienaventurado eres, peregrino, si en el Camino buscas la Verdad y la Vida y la encuentras en Jesucristo y en su Evangelio.

- Bienaventurado eres, peregrino, si el corazón se llena de gratitud ante el don que recibes de continuo.

- Bienaventurado eres, peregrino, si el camino te ha hecho paciente y humilde contigo mismo y con los demás.

- Bienaventurado eres, peregrino, si has hecho el camino de la Paz verdadera con todo hombre que has encontrado y has dejado tras de ti un signo de la Bondad del mismo Dios.

- Bienaventurado eres, peregrino, si el camino te ha mostrado la paradoja de la vida, la noche y el día, la lluvia y el sol, la tristeza y la alegría, y todo lo has acogido convirtiéndolo en ofrenda de vida.

- Bienaventurado eres, peregrino, si el camino te ha dado a comprender que se llega al gozo de la meta a través de la senda de la cruz, de la renuncia, de la pérdida de la vida...

- Bienaventurado eres, peregrino, si has recibido por serlo un desprecio y has respondido con una bendición.

- Bienaventurado eres, peregrino, si el camino te ha enseñado que empieza cuando se acaba...

... Una propuesta: añade las bienaventuranzas que creas haber recibido en el Camino.

Dedicado a todos los hermanos que estamos en camino.

 (María del Prado González Heras, Agustina contemplativa)

HOY, PADRE (oración para el primer día)

       Hoy Padre, quiero darte gracias por estar aquí en el Camino, por haberme sacado de mi casa. Y aquí,  lejos de mis bienes,  de la seguridad de ser alguien,  expuesto a la novedad de cada amanecer,  de conocer cada día nuevos compañeros de camino... quiero ofrecerte este trocito de libertad, este camino andado sin prisas ni rutinas, el amanecer de cada día con el cuerpo entregado y el espíritu hambriento, con ampollas en los pies y las manos vacías,  la mochila sin cerrar y durmiendo en lugares diferentes que no me pertenecen. Cuando regrese a mi hogar no me dejes olvidar que el hombre es lo que es en el Camino y no más.

BENDICIÓN CELTA

     Que el camino suba a tu encuentro, que el viento te de siempre en la espalda, que el sol brille cálido sobre tu cara hasta que nos encontremos de nuevo mañana u otro día, donde estés… que Dios te guarde en el hueco de su mano.

ORACIÓN PARA EL PUNTO DE PARTIDA

         "Señor, tú has puesto en mí la firme convicción de peregrinar a la tumba del Apóstol, sé para mí una sombra contra el sol, un manto contra la lluvia. Ayúdame en la fatiga y defiéndeme de todo peligro, a fin de que guiado por ti, llegue al final y vuelva sano y salvo. Me entrego por entero a tu providencia. E ultreia".

BENDICIÓN PARA LOS QUE VAN A INICIAR EL CAMINO

Dios, que hiciste salir a tu siervo Abrahán de Ur de los Caldeos y le guardaste a lo largo de los caminos de su peregrinación, dígnate custodiar a estos siervos tuyos que emprenden voluntariamente su peregrinación por amor a tu nombre. Sé para ellos, Señor, defensa en el combate, puerto en el naufragio, asilo en el camino, sombra en el verano, luz en la oscuridad, báculo en los lugares resbaladizos, consuelo en la tristeza, seguridad en la adversidad, cautela en la prosperidad, para que estos siervos tuyos, con tu ayuda, lleguen al lugar al que intrépidos se dirigen y con tu misma ayuda vuelvan de allí ilesos, y la Iglesia, que se entristece con su ausencia, merezca recibir una gran alegría por su vuelta en salud y prosperidad. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

martes, 26 de julio de 2016

PEREGRINOS

Hay caminos deseados y hay caminos inevitables. Hay caminos planificados y hay caminos imprevistos. Hay caminos compartidos que recorres en la más absoluta soledad y hay caminos en solitario donde siempre vas acompañado. Hay caminos agradables y otros que no lo son. Hay caminos queridos y hay caminos temidos. Hay caminos exteriores y hay caminos interiores, hay caminos de ida y hay caminos de vuelta. Todos los caminos son diferentes aunque recorras la misma ruta.

Hay caminos sencillos y hay caminos complicados, hay caminos fáciles y hay caminos difíciles. Hay caminos exitosos y hay caminos que son un absoluto fracaso. La diferencia entre unos y otros se haya en nuestra capacidad de vaciar nuestra "mochila" de todo aquello que nos impide crecer, madurar como personas, amar sin condiciones, perdonar sin límites. ¿Estás dispuesto a emprender tu propio camino?

domingo, 31 de enero de 2016

UN CAMINO...DIFERENTE, EPÍLOGO

(click en la imagen para ir al prólogo)


El tiempo es el único que pone las cosas en su sitio. Hace ya cinco  meses desde que volvimos a casa y desde entonces, todo se ha colocado donde tiene que estar, más o menos: el cuerpo y el ánimo.

El sentimiento de derrota dio paso al de resignación. El hecho de llegar a Santiago, aunque fuera en coche, fue un bálsamo para el espíritu, dándome la oportunidad de replantearme qué es hacer el Camino.

Marché buscando soluciones... y encontré respuestas. Respuestas incluso a interrogantes no planteadas. Dicen que del Camino uno no vuelve nunca vacío, y es cierto. Aprendí que, a veces, querer no es poder; el entusiasmo no es suficiente para enfrentar tu cuerpo a un esfuerzo que sobrepasa los límites habituales, a no ser que seas joven; el Camino necesita un entrenamiento físico previo. Aprendí que el factor suerte existe, y que puedes caer enfermo sin previo aviso. Redescubrí el poder del Camino de vaciarte de ti misma, darte la vuelta y volverte a llenar de algo que te acompañará toda tu vida.

De nuevo, tuve mi personal encuentro con ese Dios en el que confío, aunque esta vez tuvo que soportar a una peregrina quejica y llorona, con momentos de rabia y de impotencia pero también de agradecimiento pleno.

Entendí el por qué de los peregrinos que planifican su viaje por temporadas, incluso años,  sin la necesidad imperiosa de llegar a Compostela de una atacada. El Camino no es llegar, es IR YENDO.  Y en ese devaneo, el encuentro con uno mismo, con Dios y con los demás. De los tres, esta vez no he podido disfrutar del último. Espero hacerlo la próxima.

También aprendí que la motivación es algo personal y que no podemos arrastrar a los demás con nuestro entusiasmo sino invitarlos a compartirlo y en ese ir, respetar sus tiempos y sus ritmos.

Cinco meses más tarde, con un saldo de seis uñas perdidas, bastantes lágrimas y una visita a Urgencias, puedo afirmar que este Camino no ha sido un fracaso, ha sido un Camino...DIFERENTE, con muchas lecturas, todas positivas. Y tengo la certeza  de que volveré a calzarme mis botas, volveré a agarrar mi bordón y emprenderé de nuevo la marcha para dejarme traspasar por tan sencillo milagro, para dejarme abandonar a lo que vaya surgiendo, sin prisas y en libertad.



domingo, 23 de agosto de 2015

CUARTA ETAPA: Melide - Santiago de Compostela (43,2 km. en coche)










¡Amaneció lloviendo ¡Y con trece grados! ¡Qué frío!  Hoy ha sido un día grande y muy emotivo, día del Señor.  Salimos tempranito para llegar a tiempo a la Catedral, casi una hora en marcha hasta Santiago. Y en el camino nos encontramos con otros peregrinos que culminaban su peregrinación a pie, con sus capas de lluvia y mi remordimiento por hacer "trampa" se hizo un poco presente.

Una vez en la ciudad, emprendimos a pie los últimos metros hasta llegar a la Plaza del Obradoiro y el sonido de la gaita nos saludó al pasar por el arco que da acceso a la plaza. ¡Cuántas veces imaginé este momento, entrando a pie, agotada, con mi mochila a cuestas y mi bastón marcando el paso! Emoción muy intensa, emoción del alma y lágrimas, muchas lágrimas de agradecimiento. Todo estaba tal y como lo vimos la primera vez, salvo los andamios de la fachada de la Catedral que afean un poco pero que nos otorgan la premisa de poder admirar más adelante la gran belleza del edificio.

La puerta de la fachada principal estaba cerrada así que accedimos al interior por la Plaza de las Platerías y nos sentamos justo al lado del Altar Mayor, esperando para celebrar la Misa del Peregrino. El templo se llenó al completo: peregrinos, turistas,...La misa, concelebrada, esplendida. Compartir el Padre nuestro en varios idiomas, emocionante, ¡esa sensación de hermandad...! Y poder presenciar el vuelo del botafumeiro en primera línea, escalofriante.



Tras finalizar la Misa, nuestro abrazo al Apóstol, el mío, como siempre, con encargo, de esos que hay que despegar con espátula. ¡Tanto que pedir, tanto que agradecer! No se trata de abrazar una imagen sin más, el gesto va más allá del hecho, con un profundidad que sólo un creyente puede entender. Después visitamos la cripta. Fuera, la lluvia empezó a arreciar, con tormenta incluso, así que decidimos quedarnos dentro de la catedral hasta que amainara.

Pasado un buen rato, visto que aquello no aflojaba, decidimos comprar unos chubasqueros o algo para la lluvia, así que saliendo por la Plaza de la Azabachería, nos compramos nuestro primer souvenir: dos hermosos paraguas. Y corrimos a resguardarnos bajo los soportales del Ayuntamiento, frente a la fachada principal de la Catedral. La Plaza del Obradoiro se veía vacía salvo algún peregrino que pasaba corriendo bajo la cortina de agua. Ahora llegó el tiempo de ser turista, de callejear en la medida de lo posible, de saborear, de deleitar los sentidos, de dejarse impregnar por el ambiente de esta ciudad tan hermosa.  Pasear por Santiago es un inmenso placer, aunque sea con lluvia, o tal vez la lluvia sea parte intrínseca de esa belleza.



Catedral de Santiago de Compostela, Puerta Santa


Y llegó el tiempo de retornar, de despedirse, de decir ¡hasta pronto!, de desear coronar la ruta al estilo peregrino, con éxito, sin contratiempos.  Ahora tocaba volver a casa, recuperar fuerzas y salud, y meditar sobre todo lo ocurrido.

REFLEXIÓN PERSONAL:

¿Cuántas veces uno imagina sucesos venideros y le pone caras y situaciones que luego no se dan? La vida es así de impredecible. Del dicho al hecho hay más que un simple trecho, a veces, incluso, un abismo. La suerte, el destino,... que sé yo, de lo soñado a lo que realmente acontece, suele parecerse lo que el blanco al negro. Imaginé una entranda triunfante, agotadora y emotiva. Bueno, al menos, conseguí una de tres. Y, sin embargo, doy gracias por estar aquí, por contemplar de nuevo tanta belleza. Cierto sabor amargo me acompaña pero tengo, no sólo la esperanza, sino la certeza de que volveré. He comprobado en carne propia que cada Camino es diferente, yo no soy la misma peregrina de hace dos años y mis circunstancias, tampoco pero la esencia sigue estando ahí, lo mismo que el deseo de volver. Regreso a casa con mi "mochila" renovada para bien.


(Siguiente etapa)



sábado, 22 de agosto de 2015

TERCERA ETAPA: Sarria - Melide (58,2 km. en coche)



Rio Sarria a su paso por Samos

CRÓNICA DE LA ETAPA:

Día agridulce el de hoy. Amanecimos mal, con el ánimo por los suelos a pesar de la decisión de llegar a Santiago. Y el tiempo quiso hacerse partícipe de nuestro sentimiento, la temperatura había bajado un montón y la previsión era de lluvia para la tarde. Físicamente, igual. Mi dedo dijo "aquí estoy yo" y parezco una guiri con sandalias y calcetines. Como el autobús de vuelta a Piedrafita, donde habíamos dejado el coche, no salía hasta media tarde, hemos pasado toda la mañana sentados en un parque junto a la Iglesia de Santa Marina, porque tampoco teníamos ánimo para hacer algo de turismo. En el albergue había que desalojar a las 8:30, aún así, nos dejaron guardar las mochilas sin ningún problema.

Llegada la hora, fuimos a recogerlas y Álvaro, el hospitalero, cariñosamente nos regañó por no haber compartido licores junto a la chimenea la noche anterior. Decía que no nos iban a dar la Compostela por eso.  Le explicamos los motivos de nuestra marcha y nos deseó un buen retorno. Ya en la estación de autobuses, nos montamos en el microbús que nos llevaría a Piedrafita y nos pusimos en marcha.  A medio viaje, el bus hizo una parada en uno de los pueblos para que se bajaran algunos pasajeros y cuál fue mi sorpresa al retirar la cortina de la ventanilla y encontrarme frente a frente con la pared del Monasterio de Samos. ¡Qué emoción más intensa! Al final lo iba a ver aunque fuera por unos minutos, y en esos pensamientos estaba cuando mi marido me dijo: "No te preocupes, ahora de vuelta a Melide, paramos y lo visitamos". El ánimo empezó a cambiar, así, como una brisilla agradable en el corazón. 

Así que nos bajamos en Piedrafita, almorzamos y recogimos nuestro coche poniendo rumbo a Melide, ¡pasando por Samos! Dicen que cada camino tiene su lugar mágico, ése que te transmite un sentimiento único y especial.  En nuestro primer camino, el portugués, fue Pontesampaio. En este camino ha sido Samos, no sólo el Monasterio en sí, que es impresionante sino también el río Sarria a su paso por el lugar, con su Capilla del Salvador o del ciprés (debido al enorme árbol de esta especie que se encuentra casi adosado a sus muros, con más de mil años de antigüedad). La paz que te transmite el lugar es tan intensa, se puede sentir a Dios tan cerca.

Capilla del Salvador, s. IX (Samos)

El Monasterio es colosal, impresionante, con dos claustros espectaculares, uno de ellos, el más grande de España. El lugar ideal para retirarse del mundanal ruído y abandonarse a lo que Dios te quiere decir y simplemente... escuchar.

La visita, perfecta, excelentemente explicada por la guía. El toque en contraste, una boda "cuquifashion" en el templo que no nos dejó verlo en condiciones (aunque tal vez, los novios pensaron lo mismo de nosotros).




Con el ánimo bastante recompuesto, retomamos nuestro viaje hasta Melide para descasar cuerpo y espíritu. Nos alojamos en el Hotel Carlos 96, que recomiendo cien por cien, por calidad, servicio y precio. Nos quedaba otra sorpresa muy agradable para terminar el día: cenar  un riquísimo pulpo a la gallega en la Pulpería Ezequiel, parada obligada del buen peregrino, acompañado de un ribeiro bien fresquito y compartir ambiente peregrino aunque fuera "de cascarilla".

REFLEXIÓN PERSONAL:

Mi primer Camino fue un aluvión constante de impresiones, de reflexiones personales. Éste es, tal vez, más escueto pero igual de intenso, supongo que por los derroteros que tomó esta singladura. Mis pensamientos no son tan eufóricos pero sí más nítidos y descarnados, sin la efusividad de la primera vez.

Hoy me quedo con el sentimiento de esperanza, de que lo malo no es para siempre; de la pasión hecha forma de vida o el sentido de ser hospitalero; del significado de la familia y de los amigos, los de verdad.

Hoy me quedo con el silencio de una pequeña ermita, con el murmullo del río, con la serenidad de un claustro ajardinado. Mañana, Santiago.



viernes, 21 de agosto de 2015

SEGUNDA ETAPA: Triascastela - Sarria, por San Xil (18km.)

Por San Xil


CRÓNICA DE LA ETAPA:

Segundo día de camino y fin de nuestro peregrinar a pie. Los cuerpos no consiguen recuperarse ni tras una ducha y una siesta.  Al contrario, las molestias digestivas van en aumento y ni siquiera la medicación merma el malestar; el dedo pulgar de mi pie derecho no parece dedo humano y no puedo ni calzarme la bota. Así que con todo el dolor de nuestro corazón y muchas lágrimas decidimos posponer esta singladura para más adelante y desde este mismo punto.

Y eso que el día comenzó con ganas.  La molestia del dedo era soportable y decidimos seguir por San Xil, para ahorrarnos esos seis kilómetros de más, o lo que es lo mismo, una hora y media a nuestro paso. Todavía me pregunto si la decisión fue correcta porque hemos tenido que subir un montón de tiempo entre corredoiras. El paisaje, precioso pero el cuerpo no quería responder al esfuerzo. Por Samos hubiera sido todo bajada suave, a pesar de los kilómetros extras.

Casi nunca hemos ido solos, nos cruzamos una y otra vez con el resto de peregrinos,  a veces uno solo, otras, dos o en grupo.  Hay mucho peregrino italiano y el ambiente es muy bueno. La temperatura ha bajado y el trayecto ha discurrido mayormente entre sol y sombras, lo cual es un alivio.

Los últimos kilómetros, los más duros. Por pista de tierra paralela a la carretera que lleva a Sarria y el sol de medio día haciéndose notar. Rematando la faena, para acceder al casco antiguo de Sarria, nos esperaba la Escalinata Mayor, que da paso a la calle del mismo nombre, donde se encuentran la mayor parte de los albergues. Y al final de la misma calle, el albergue, Casa Don Álvaro, casona antigua con mucho encanto, suelos hidráulicos y múltiples servicios. La primera planta está destinada a albergue y parece que los hospitaleros viven arriba. Al llegar nos atendió Mónica, la hospitalera, que nos enseñó las instalaciones: dormitorio (con dos literas y baño propio, ¡una extra!), cocina, cuarto de lavadoras y secadora, pila de lavar, comedor, patio (con un estanque para masaje de pies), una terraza-solarium y otra para tender la ropa,  y lo mejor, salón con chimenea donde nos invitaron a compartir al calor del fuego, chupitos de licores y experiencias peregrinas.

Siguiendo la rutina de cada día, nos duchamos, comimos y descansamos. Y llegó el momento de decidir qué hacer. Y la decisión ha sido volver a casa. Decisión dura y triste ya que el cincuenta por ciento del grupo puede seguir pero el otro cincuenta estamos para el arrastre. Y eso que sopesamos todas las alternativas, incluso la posibilidad de contratar el servicio de taxi-mochila para la etapa Palas de Rei-Arzúa.

Sin embargo, a veces, las cosas toman giros imprevistos.  Este camino, siendo andado físicamente por cuatro también lo era con el corazón por algunos más y a 900 km. de distancia. Y esos peregrinos del corazón nos aconsejaron no terminar aquí sino continuar hasta Santiago aunque fuera en coche, para poder abrazar al Apóstol en nombre de todos ("Si no podéis andar id en coche...Id a saludar al Santo. Esto es propio del Camino también"). Y les hicimos caso, y tras mucho buscar, encontramos alojamiento en Melide para poder terminar este camino... de un modo diferente.

Sarria

Vista de Sarria desde el mirador


REFLEXIÓN PERSONAL:

Teniendo en memoria la experiencia de otros peregrinos, nunca pensé que un dedo fuera el causante de mi imposibilidad de seguir caminando, tal vez una torcedura o una tendinitis... Aún con todo el pesimismo instalado en nuestro ánimo, las ganas de culminar con éxito esta singladura por esta ruta sigue presente para más adelante. Simplemente ha sido mala suerte.

Tal vez, si hubiéramos vuelto a casa sin más, la sensación de derrota hubiera sido mayor. Peeeeeero... yo siempre digo que los ángeles existen, y que no siempre están en el cielo; algunos se desmarcan y conviven con nosotros, en forma humana, y nos cuidan y nos animan cuando estamos en horas bajas. Tenemos la suerte de conocer a unos pocos y son un regalo que Dios nos hizo.





jueves, 20 de agosto de 2015

PRIMERA ETAPA: Laguna de Castilla-Triacastela (24 km.)


Primer hito de este camino







CRÓNICA DE LA ETAPA:

Etapa dura la de hoy, muy dura, de intensa subida y peor bajada. Seis horas y media interminables.  Al final, conseguimos llegar al albergue, A Horta de Abel, donde compartimos habitación con un grupo de cinco jóvenes. El albergue tiene mucho encanto y resulta acogedor. Las hospitaleras son realmente muy amables y atentas.
Vistas desde O Cebreiro


Primer día de camino y los ánimos por los suelos. Inexplicable. A ver cómo amanecemos mañana. Si seguimos, acortamos ruta, muy a pesar mío, por San Xil, ya visitaremos Samos en otra ocasión, aunque sea en coche, pero esos seis kilómetros de más son para pensárselo tal y como se ve mi pie. Si no podemos seguir, con todo nuestro dolor, volvemos a casa.  El Camino supone un gran esfuerzo pero no creo que el Apóstol quiera que sea a costa de nuestra salud.

Y eso que empezamos muy contentos, aunque desde ayer me acompaña una molestia en la zona abdominal que no desaparece. No es constante ni fuerte, pero está ahí. 




Entrando en Galicia
No sé que se sentirá al subir toda la cuesta del Cebreiro pero los dos últimos kilómetros ofrecen un regalo para la vista.  El paisaje es francamente hermoso. He cumplido el deseo de inmortalizar el momento en el que dejábamos Castilla-León y entrábamos en Galicia. O Cebreiro estaba tranquilo y no tenía la seguridad de si el resto de peregrinos ya nos habían cogido delantera o al contrario.  Bastante fresco, más bien, frío; esta vez, las sudaderas han hecho falta desde el primer momento y mi buff con flechas amarillas ya ha tenido su estreno.


Pasando por delante del albergue, salimos de O Cebreiro y por pista forestal llegamos hasta Liñares donde desayunamos, luego un pequeño repecho, paralelo a la carretera, por donde suben los bicigrinos, para llegar al Alto de San Roque; otro pequeño sueño logrado.



Alto de San Roque

Seguimos hasta Hospital da Condesa, con su pequeña parroquia y seguimos andando en acenso.


Parroquia de San Juan (Hospital da Condesa)

Y partir de aquí empezó una especie de calvario inexplicable que todavía no entiendo: la subida al Alto del Poio. El tramo en sí no es largo pero es tremendo. Es subir monte, literalmente. Si lo llego a saber, hago trampa y sigo por la carretera, pero el amor propio me pudo y durante unos metros tuve que dejar que me llevaran la mochila. Llegué exhausta a lo alto pero nos tomamos un refresco y recobramos aliento en uno de los bares que hay al efecto.

Lo peor estaba por llegar, y no por la dureza sino por el extremo calor que ya hacía y por lo que aconteció un poco más tarde.  Seguimos llaneando unos dos kilómetros y luego empezamos un ascenso moderado por la ladera de un monte.  Al llegar a lo alto ya sólo quedaba descender pero la bajada era de aupa, de 1300 metros a 700 en unos doce kilómetros. Ya de por sí, las rodillas sufren un montón en este tipo de bajada, más aún cuando ya llevas unas cuatro horas andando y con la mochila a cuestas. Dando un paso, de pronto, sentí un tironazo fuerte en el dedo del pie y un intenso escozor y así terminé hasta llegar a Triacastela.  Una bajada eterna a la que no veíamos fin.  Uno de mis hijos también acusó bastante el esfuerzo y llegamos exhaustos.

Tras una ducha reponedora y un ligero almuerzo, una siesta para reponer fuerzas.  Y estábamos tan cansados que se nos hizo tarde para asistir a misa, que era a las seis de la tarde; de todas formas nos llegamos a la parroquia para visitarla, sellar las credenciales y rezar un rato para pedir fuerzas.  La iglesia es francamente muy bonita, con el cementerio rodeándola.  Después, una vuelta para comprar algo de cena y al albergue a seguir descansando.


Iglesia de Santiago (Triacastela)
REFLEXIÓN PERSONAL:

El Camino nos regala momentos de diálogo, otras veces, de silencio para escuchar pero... a veces se dan momentos estériles, vacíos, en los que nos dejamos llevar por nuestro desánimo, falta de fuerzas o molestias físicas. Hoy ha sido un día con mucho momento estéril y no deja de asombrarme, y mucho.  Cierto que las molestias digestivas se han acentuado y mi dedo pulgar tiene un aspecto más bien siniestro, no puedo ni tocarlo. Tanto tiempo soñando con este momento y estamos con un bajón del copón.

Aún así, extraigo varios pensamientos positivos: el contacto con otros peregrinos en un regalo de Dios. La pareja de hermanos con quienes compartimos habitación la pasada noche también se encuentran hoy en el mismo albergue, así como un matrimonio mayor del País Vasco. El Camino establece vínculos de amistad muy rápidos y que permanecen en el tiempo.

Hace dos años, una peregrina me dijo que el Camino era una metáfora de la vida. Este pensamiento, unido a la visión de los camposantos alrededor de las iglesias, costumbre heredada de los celtas, me hace pensar que son algo así como un recordatorio de que aquí sólo estamos de paso, que la vida no es sino un camino que tiene su punto de destino. Por ello,  no debemos temer a la muerte, ya que es connatural a la propia vida. Y es lo único seguro que tenemos.



Siguiente etapa